THAILANDIA 2015: Una ilusión, Un Gran Viaje, Miles de Sonrisas…

Casi medio año preparando un viaje tan distinto, tan lejos, todo por nuestra cuenta y con una ilusión muy especial. Hemos viajado mucho pero he de decir que éste ha sido uno de los viajes que más me ha marcado. Los motivos?
– El Destino: Nuestra primera experiencia en Thailandia: ilusión, desconocimiento y muchas expectativas puestas en la primera incursión en Asia a través de este país.
– La Forma de Viajar: Aunque hace mucho tiempo que todos los viajes los organizamos por nuestra cuenta, éste ha sido más complicado y por ello mucho más emocionante, ya que a través de diarios de viajeros, opiniones de terceros, nuestros propios objetivos, los días de viaje que nos limitaban bastante, hemos podido crear nuestra ruta personal, reservar vuelos internacionales, vuelos internos, hoteles, excursiones, principales visitas, vacunas,… Toda una aventura que después de prepararla y disfrutarla sólo podemos ponerle una nota: Un 10 !! Ha salido todo de lujo…
En cuanto a las reservas, todo lo hicimos por e-mail, algunos hoteles a través de buscadores tipo booking,venere,… y otros directamente con el hotel, ya que nos hacían mejor precio. Una experiencia el tema de las reservas, ya que comprobamos que incluso en los hoteles en Thailandia existe el regateo !! Sí, sí, … regateando conseguimos unos precios buenísimos tanto en el alojamiento como en los desayunos que llevábamos incluídos… Increíble…
– Nuestro primer viaje de estas características acompañados por nuestra hija Lucía: Dudábamos al principio un poco el tema de las comidas, los vuelos tan largos, pero después de finalizar el viaje estamos satisfechos de que nos haya acompañado. Es una experiencia única en su vida que le ha aportado mucho, tanto cultural como emocionalmente. Y un lujazo para nosotros compartir con ella este viaje tan especial !!
– Agradecer de forma especial todas las ayudas recibidas por parte del foro de viajeros, que de forma incondicional se vuelcan rápidamente a responder todas las dudas, a recomendar cualquier lugar en función a sus experiencias vividas…
No puedo dejar esta parte de agradecimientos sin mencionar de forma especial a Bea. Una chica que conocí a través del foro, y que sin conocernos de nada y únicamente coincidiendo en las fechas del viaje, me ha marcado de forma muy personal, ya que organizamos juntas todo el viaje, nos recomendábamos excursiones, hoteles,… Y generamos una amistad que sin conocernos de nada, todas las noches a través del foro o del whasapp, fuimos encarrilando nuestros viajes de una forma tan divertida y amigable, que no quiero perder nunca… Muchas gracias Bea por todo… Una vez que os conocimos a Moy y a tí comprobamos que érais tan especiales como imaginábamos. Sois increíbles !! Gracias por formar parte de esta experiencia y de muchas más que vendrán… Bien seguro… Con gente como vosotros es un placer viajar… Tal ha sido la amistad, que de nuevo estamos organizando nuestro próximo viaje que será Asia: Singapur, Bali, Gili y Kualalumpur… Otro placer prepararlo y otra ilusión generada !!
Os apetece acompañarnos en el maravilloso recuerdo de este viaje ???
 Bienvenidos
 al
 País
 de 
 las 
 Sonrisas !!!El viaje constó de quince días, realizado en el mes de  noviembre, que era una temporada ideal en cuanto al tiempo. Thailandia no tiene las cuatro estaciones como aquí las conocemos, sino temporada seca y temporada de lluvias. Fuimos en temporada seca aunque disfrutamos también de algún que otro chaparrón asiático jajaja, que en ningún momento nos impidió realizar nuestro itinerario tal y como lo teníamos previsto.
Itinerario:
1) Vuelo Madrid-Dubai-Bangkok (Vuelo Internacional con Emirates)
2) Bangkog (tres noches)
3) Vuelo Bangkok-Chiang Mai (Vuelo Interno con Thai Lion Air)
4) Chiang Mai (tres noches)
5) Vuelo Chiang Mai- Krabi (Vuelo Interno con Air Asia)
6) Railay (Krabi) ( tres noches)
7) Ferry Railay-Phi Phi Island
8) Phi Phi Island (dos noches)
9) Ferry Phi Phi-Phuket
10) Kamala Beach-Phuket (una noche)
11) Vuelo Phuket-Dubai-Madrid (Vuelo Internacional con Emirates)
En cuanto a los vuelos:
– Emirates: Qué decir de esta compañía??? Pues sólo puede explicarse con una palabra: Perfecto !!
Desde el momento de las reservas, que en principio no viajaba nuestra hija, luego nos la incorporaron sin ningún problema aún con los inconvenientes de ser menor de edad, los aviones con los que volamos, el famoso A380 la bomba !!! Increíble de tamaño, un avión con dos plantas, casi 700 asientos, gran espacio entre ellos, los menús espectaculares, los detalles con la niña durante todo el vuelo,… fueron increíbles (durante el vuelo las azafatas se la llevaron, le hicieron fotos vestida con sus trajes típicos, le pusieron menú especial, regalitos varios durante todos los vuelos,…) vamos una pasada… Tenemos un gran recuerdo de estos vuelos y para nuestras
próximas visitas en Asia intentaremos volar con esta compañía.

 

– Thai Lion Air y Air Asia: Son compañías asiáticas de vuelos internos. Sin problemas, también. Puntualidad en todos los vuelos, asientos cómodos,… Totalmente recomendables las dos.
En cuanto a los hoteles:
La verdad es que hemos quedado muy satisfechos con todos los hoteles en los que nos hemos alojado en cada uno de los sitios. Haré un resumen de cada uno de ellos, porque considero que son totalmente recomendables para futuros viajeros…
– Bangkok: HOTEL MODE SATHORN:
Un super moderno hotel situado en la zona de Silom, con el plus de tener el BTS en la misma puerta. La habitación Executive  with privilege que elegimos era preciosa: unos 50 metros de habitación con las paredes de cristal con lo que las vistas de todo Bangkok, sobre todo las nocturnas eran impresionantes. Los desayunos espectaculares, tanto la comida occidental como asiática (especial mención al Noodles de este hotel, que no lo encontré tan exquisito en el resto del viaje!!). Impresionante la piscina Infinity en la azotea del hotel, con el que al anochecer tan pronto, teníamos unas preciosas vistas de la parte moderna de la ciudad. Nos gustó muchísimo, la verdad. La reserva la hicimos directamente, y tras mucho regateo, jijiji, con la propia web del hotel.

 

 

– Chiang Mai: HOTEL YAANG COME VILLAGE.

La verdad es que este hotel nos sorprendió muchísimo, ya que en pleno apogeo y locura de Chiang Mai, ya que está situado a 100 metros del mercado nocturno, es un total remanso de paz. Nada mas entrar un especatular lobby, decorado todo con madera típica tailandesa, las recepcionistas vestidas típicamente, el árbol milenario…Las habitaciones amplias y con la decoración preciosa. La situación inmejorable. La piscina parecía más bien la de un chalecito que un hotel, tranquilo y acogedor. Y en cuanto a los desayunos que es lo único que disfrutamos del hotel,estupendos y ofrecidos en unas terracitas al aire libre bordeando la piscina. Recomendable ? Sin duda !!! La reserva la hicimos a través de Venere, que es en el que conseguimos el mejor precio, aprovechando los códigos descuentos que salen periódicamente para esta web.

– Railay: HOTEL BHU NGA THANI RESORT. Precioso hotel situado en la zona East de Railay. No es la zona donde está la playa de Pranang, que queda a cinco minutos andando, pero sí situado en la zona de bares y restaurantes donde está el ambiente nocturno de Railay. Luego comentaré más detalladamente esta animación. En cuanto al hotel, preciosa piscina, las habitaciones super amplias , limpias y muy bien decoradas, los restaurantes y desayunos especiales (incluso tenían una carta donde pedíamos cualquier tipo de comida asiática y nos la preparaban sobre la marcha para desayunar),… Alquilamos pelis para ver en el DVD que tenían las habitaciones por la noche,… Tenemos muy muy buen recuerdo de este hotel y de Railay. La reserva la hicimos también a través de la web de Venere, con muy buen precio.

 

 

– Phi Phi Island: HOTEL HOLIDAY INN PHI PHI
RESORT:
En este hotel, que recomendamos también, ya que está situado en la preciosa playa de Laem Tong en Phi Phi, pero que nos decepcionó un poco en dos sentidos. La parte positiva, la situación y que se trata de un gran resort formado por bungalows situados en medio de una preciosa y cuidada vegetación. Nosotros cogimos una Suite Coral que estaba en la zona de la nueva piscina infinity, pero no nos gustó demasiado, ya que el mobiliario era un poco antiguo y esperábamos algo más. Por contra y a favor del hotel, la coral tenía un baño exterior que era una delicia. La verdad es que los tres hoteles anteriores dejaron el listón muy alto,… pero vamos, que es un hotelazo también. Lo desayunos, bien, sín más, nada reseñable. Las piscinas, sobre todo la infinity donde estábamos muy bonitas y con las hamacas en la misma arena de la preciosa playa. La reserva y tras mucho regateo, finalmente la hicimos también a través de la web del propio hotel.

– Phuket: NOVOTEL KAMALA BEACH RESORT: Un precioso hotel, con habitación muy amplia y moderna y con vistas a la preciosa playa de Kamala en Phuket. El desayuno espectacular!!! La piscina muy moderna y en primerísima línea de la playa. El hotel está situado a diez minutos en coche de Patong, alejado de su bullicio y locura pero cerca para hacer una visita nocturna, como más tarde comentaré. Tenemos un gran recuerdo de nuestra estancia aquí, y eso que fue breve… La reserva directamente a través de la web de Novotel.

Vacunas:
Después de mucho leer, decidimos vacunarnos de todo los que nos recomendaron en Sanidad Internacional, que fue Hepatitis A y B, renovamos el tétanos que lo teníamos únicamente desde niños, y tomamos las pastillas de la Fiebre Tifoidea. Nuestra hija se vacunó igualmente de todo, aunque algunas (si no recuerdo mal la Hepatitis B y tétanos) ya la tenía incluída en su calendario de vacunación infantil.
Tras finalizar el viaje, considero que visitando los sitios donde estuvimos, nada conflictivos y no pasando noche en medio de selva,… no hubiese sido necesario tanta vacuna, pero es preferible prevenir que curar, y más viajando con niños.  En cuanto a las comidas, no tuvimos ni un día estómago revuelto y probamos de todo,…
Ahora sí,…Comienza nuestra ruta !!! 
 

 

 

Salimos de Madrid al medio día, totalmente ilusionados con este super-viaje que por fin empezaba ya. El vuelo salió puntual, y la experiencia en el A380 (el avión comercial más grande del mundo) fue, pues eso, una total experiencia. La verdad es que se nos pasó “volando,… jeje” entretenidos entre las películas, juegos,…en las pantallas individuales de los asientos.Cuando nos dimos cuenta y miramos por la ventanilla, flipamos con las vistas aéreas de la futurista Dubai.

Allí teníamos únicamente una escala de 2 horas. Se trata de un modernísimo y espectacular aeropuerto, donde las tiendas de lujo se unen a las cascadas de agua, decoración exuberante,… Una pasada de aeropuerto que nos llevó de nuevo a enlazar el segundo vuelo que nos llevaría directamente a Bangkok.

Bangkok: El caos y la autenticidad asiática mezclados en una misma ciudad…
Una vez llegamos, recogimos el equipaje, y aquí una observación… Al tratarse de un avión tan enorme y con tanto pasajero, se tarda bastante en recoger el equipaje ya que todos, al igual que nosotros, llevaban más equipaje facturado del necesario para un viaje de estas características.
Recomiendo, como mucho leí, llevar lo mínimo… Las lavanderías son super baratas, hay seven eleven donde venden de todo, y a veces llevamos el neceser que ya parece una maleta en toda regla… Sobró la mitad de lo que llevábamos. Para un próximo viaje de estas características, con tanto traslado, aviones, ferrys,… recomiendo totalmente olvidarnos de nuestras maletas y animarnos a probar la mochila.
Ahora sí, y después de mi opinión en cuanto a equipaje se refiere, estábamos en el aeropuerto internacional de Bkk, pasamos el control de aduana, sin ningún problema y cogimos un taxi que nos llevó en unos 40 minutos y por 500 baths al hotel Mode Sathorn en la zona de Silom.
Ya en el trayecto pudimos comprobar la mezcla de ciudad que íbamos a conocer, donde la pobreza y el lujo se combinan y conviven conjuntamente sin ningún tipo de problema.

Llegamos al hotel y como nos encontrábamos  totalmente descansados y con ganas de verlo todo, nos fuimos a dar una vuelta por los alrededores de Silom y allí alucinamos con las primeras impresiones de Bangkok !! Una caótica ciudad, donde nos costaba hasta cruzar las calles, donde las señales no se respetan, en una moto caben los cinco componentes de la familia más el perro, el policía en moto habla con el móvil, el casco no existe, los pasos de cebra sólo están dibujados pero no se respetan,… Vamos una odisea. Necesitaríamos tiempo para adaptarnos a tal descontrol, que por una parte nos agobiaba pero por otra nos estaba sorprendiendo gratamente !! Cómo puede ser ésto?? Jajaja

Una de las cosas que nos llamó mucho la atención en Bangkok y que habíamos leído en algunos diarios, es el sistema de cableado eléctrico de las calles … Más vale una imagen que mil palabras…

 

La verdad es que ésto era parte de los que sabíamos que encontraríamos en este viaje, y que tanto nos fascina a la vez… Vivir experiencias totalmente distintas a las que estamos acostumbrados.Aún así, y aunque el caos era espectacular, y el shock inicial fue increíble tenemos que decir, que en todo momento, día y noche, nos hemos encontrado totalmente seguros en esta ciudad y en el resto de lugares visitados en Thailandia y no hemos tenido ningún problema en ese sentido.

Como Bea y Moy, habían llegado este mismo día desde Barcelona, y estábamos deseosos de conocerlos y poner caras a esta relación que habíamos entablado ya de más de medio año, de la que ha quedado una preciosa amistad, y que aún perdura organizando y mirando el resto de viajes que haremos próximamente, nos fuimos a cenar con ellos por la zona de Silom. Elegimos el Silom Village, un complejo dentro del mismo Silom, pero totalmente tranquilo y recomendable, donde disfrutamos de nuestros primeros menús asiáticos que nos encantaron !!!

Despues de cenar, dimos una vuelta por el mercado de Patong. Todo nos llamaba la atención,… jajaja  la multitud de puestos, la gente,… pero el viaje era largo y había que ir administrando los caprichos, sobre todo por los traslados que tendríamos que hacer con nuestras maletas y todos los detalles que fuésemos comprando. El mercado de Patong tiene dos calles de puestecitos de todo tipo y al borde, en las aceras, están los locales de alterne asiático, con los famosos ping-pong shows. La verdad es que no nos incomodaron nada, y que ni siquiera se ven desde los puestos, con lo que nosotros que íbamos con la niña no tuvimos ningún tipo de problema.
Ya agotados por el largo día que llevábamos, nos fuimos a dormir, ansiosos por que llegase el día 2, en el que disfrutaríamos del Palacio Real de Bangkok y Wat Pho. No queríamos ni cerrar las cortinas de la habitación, para poder disfrutar de las vistas desde la Executive del Mode Sathorn…  Sin palabras…Impresionante !!

Al día siguiente, y tras disfrutar de un desayuno thailandés de película, cogimos un tuc-tuc que nos llevaría al pier donde cogeríamos la barquita naranja hacia el Palacio Real. La verdad es que no necesitábamos coger tuc-tuc ya que el pier quedaba a una única parada de BTS desde el hotel, pero nos apetecía probarlos, así que nos animamos a cogerlo. Aquí nos ocurrió nuestra primera “timo-experiencia” con el tuc-tuc. Nos llevó a uno de los pier privados de algún amigo, donde nos cobraban más de quince veces el precio de la barquita naranja. Como no nos cuadraba el lugar, le dijimos que nos había engañado y que nos llevase de nuevo al pier que habíamos pedido. No le pareció muy bien, pero finalmente nos llevó al pier correcto donde cogimos nuestra barquita y disfrutamos de las vistas desde el río.

Vimos el Wat Arun, que desgraciadamente para nosotros estaba en obras y no pudimos disfrutar más que de las vistas andamiadas desde la barca, y el resto de templitos al borde del río mezclados con viviendas típicas tailandesas y rascacielos,… Una mezcla explosiva pero fascinante.

El Palacio Real nos encantó. Probablemente de las visitas que más nos impresionaron de Bangkok. Es precioso, muy bien cuidado, donde la mezcla de colores hacen disfrutar de una visita únicamente enturbiada por los miles y miles de turistas que lo disfrutaban al mismo tiempo que nosotros… Es lo que tiene… A la entrada, y después de haber leído en miles de diarios que no se puede ir con los hombros al aire ni con falda corta o leggins, yo iba con mis leggins y Lucía con sus hombros al descubierto… Nos hicieron pasar a un local donde nos daban un “atuendo apropiado” pero había tal cola para entrar, que decidimos comprar un pantalón típico y una blusa por 100 baths cada prenda… Era baratísimo y ahorrábamos tiempo… Lo traemos como recuerdo del viaje, jajaja

 

Disfrutamos de la magestuosidad del Palacio y tras la visita, bordeamos la calle para acceder al Wat Pho, que nos dejó nuevamente impresionados. Es increíble pensar cómo un buda de semejante tamaño pueda estar integrado en el edificio… Mira que habíamos leído lo enorme que resultaba, pero aún así nos sorprendió al verlo. Nos gustó muchísimo, también esta visita. Totalmente recomendable. Fuimos a reservar un masaje dentro de la Escuela que hay en el Wat Pho, pero había mucha gente esperando y no queríamos perder tiempo… La verdad es que disfrutamos de varios masajes, todos recomendables, a lo largo del resto del viaje.
Comimos en un puesto callejero que tenía muy buena pinta, muy barato y riquísimo todo !! Y volvimos al hotel para descansar un poquito. Esta noche querríamos visitar el mercado Asiatique, que quedaba muy cerca del hotel y del que tanto habíamos leído.

Cogimos la barquita gratuíta desde el Pier, al que accedimos a sólo una parada de BTS desde el Mode Sathorn y dimos un paseo por allí. Este mercado es, por así decirlo, más tipo occidental, ordenado, los puestos más colocados,… Disfrutamos de un paseo y una magnífica cena en un restaurante italiano y unos gin-tonics y Lucía un batido de coco, al lado de una muchacha que nos amenizó con una guitarra la velada. Tenemos muy buen recuerdo de aquella noche.

Era ya tarde, y teníamos que descansar ya que al día siguiente, iríamos a conocer otra esperada visita: Las ruinas de AYUTTHAYA.
Tengo que decir que las dos o tres primeros noches del viaje no lograba conciliar el sueño por las noches y eso que la cama era comodísima: Una mezcla de nervios, ilusión y jet-lag no me dejaban descansar… Aún así, disfruté de aquellas horas nocturas reviviendo lo vivido. No hay mal que por bien no venga… jajaja

A Ayutthaya  llegamos en una van desde la famosa rotonda de Victory Monument, que también nos dejó impresionados por su dimesión y locura de tráfico. El precio de la van eran 60 baths por persona, totalmente irrisorio… pero así es BKK.

Una vez allí cogimos un tuc-tuc que nos hizo de taxi-guía y nos llevó por 500 baths por las principales ruinas, según le pedimos nosotros durante tres horas. Nos encantó esta visita. Unicamente vimos los cinco principales ruínas, ya que queríamos disfrutar pero no saturarnos y comimos en el mercado flotante que está dentro del parque, ya que no teníamos tiempo de visitar ningún otro mercado flotante en la ciudad por falta de días. Fue una visita estupenda de la que nos queda un recuerdo especial.

 

Por la tarde habíamos quedado con gente del foro para ir a pasear-cenar por la zona de Khao San Rd y Rambutri, que teníamos muchas ganas de conocer.

Esta zona, que es famosa en alojamiento para mochileros, nos hizo disfrutar de una de las mejores noches de Bangkok. Khao-San en sí, es una calle donde el bullicio de bares, música, gente,… impresionan a cualquiera, muy muy divertido. A la vuelta está la otra calle, Rambutri, más tranquila pero también animada, donde disfrutamos de una cena divertida, donde no faltaron ni las risas ni las changs,… jajaja Qué bien lo pasamos en Khao-San !!! Tal vez si volviese a Bangkok, elegiría esta zona para alojarnos, ya que me pareció muy auténtica y divertida para las tardes-noches que es el único momento en que disfrutas de la zona del hotel. Aunque no tiene paradas de BTS ni METER, tampoco importa demasiado, ya que los taxis son realmente económicos en todo BKK, eso sí, si quieren poner taximeter, que la mayoría de las veces no quieren. De todos modos y pasados unos días, coincidimos en que a veces, nos encabezonamos con el tema del taximeter y realmente sin él pueden ser unos 40-50 baths más, que no suponen nada en el viaje y sí que evitan mosqueos y quebraderos de cabeza… Se coge el taxi y punto… Que el tiempo en oro en Thailandia !!!


 

 

Mis conclusiones de Bangkok fueron una mezcla: Por una parte, la locura y el caos circulatorio me agobió bastante, pero también me llamó la atención la forma en la que la pobreza y la el lujo se mezclan y conviven sin problemas… Los ejecutivos se mezclan con los puestos callejeros y disfrutan de ellos… Esto no lo vemos en España. En cuanto a los famosos y peculiares olores de Bangkok que tanto  habíamos leído, es cierto que huele a comida, especias,… ya que cocinan en la calle, pero tampoco me resultó demasiado molesto, la verdad. Eso sí, muy sucia la ciudad. La bolsas de basura se acumulan en las aceras, y faltan servicios básicos a los que estamos acostumbrados en España.  Una visita para unos días, pero no más. No fue la parte que más me gustó del viaje, pero sí de las que más me impresionó… Me explico ???
Al día siguiente cogimos un taxi, que en menos de media hora nos llevó al aeropuerto de vuelos internos de Bangkok Dong Muang, donde volaríamos a una de las partes que más ganas teníamos de disfrutar, Chiang Mai, y sus famosas fiestas de Loy Kratong, (aquella noche especial en que se lanzan miles y miles de farolillos al cielo llenos de agradecimientos y deseos) que había sido el motivo por el que organizamos el viaje en esta fechas.
Chiang Mai: y  Loy Kratong: Una experiencia única y sublime al norte de Thailandia.
Tras poco más de una hora de viaje, llegamos a Chiang Mai. Nada más llegar comprobamos que el sitio nos iba a encantar. El ambiente era especial. Nada más llegar al aeropuerto, cogimos un transfer hasta el hotel . Tiene precio fijo de 160 baths por taxi hasta el centro de Chiang Mai, con lo que rellenas una hoja en una ventanilla del aeropuerto y te ponen en una lista. Van nombrando por orden y te llevan al hotel.

La primera impresión de Chiang Mai es que era enorme!!!! Pensábamos que se trataba de un pueblito y era una gran ciudad en toda regla. Eso sí, todas las calles llenas de puestos callejeros de todo tipo. El hotel Yaang Come Village se situaba en la zona del mercado nocturno. Como ubicación la vimos genial, ya que por la tarde-noche toda la animación se concentraba por esa zona y no necesitamos en ningún momento ningún transporte, aunque las famosas furgonetas rojas son muy económicas, para estos traslados.

 

Nada más llegar y después de quedar impresionados con el precioso hotel, dimos un paseo por la zona y disfrutamos de otro menú asíatico, por el que por menos de seis euros comimos los tres cada uno un plato de pad thai, noodless, bebida incluída… Increíble, y riquísimo todo… Luego visitamos los dos principales templos de Chiang Mai, que nos encantaron y desde la calle principal cogimos una furgoneta roja que nos llevaría a pasar la tarde hasta el anochecer en otra de las visitas más esperadas de Thailandia: El templo DOI SUTHEP.
Llegar allí ya es una experiencia preciosa. El sitio está ubicado al norte, en una colina, para la que la subida es un paisaje precioso, todo verde, arbolado,… Eso sí, curvas no las contamos, pero muchas muchas, jejeje.

Llegamos sobre las cinco de la tarde, visitamos el tempo que encantador. La decoración era increíble. Cogimos el funicular para la subida y la bajada la hicimos a pie por las famosas escaleras. Pensábamos que era más dura, qué va…. Se puede hacer perfectamente.

 


Esperamos al anochecer, ya que a esa hora aparecían todos los monjes  budistas y rezaban unas oraciones preciosas en torno al templo. Fue increíble… Qué lugar, qué gente, qué devoción… Nos encantó… Precioso y emocionante… No tengo palabras para mostrar lo que sentimos allí…

V
Volvimos al hotel, y aunque estábamos cansados, queríamos disfrutar del mercado nocturno de Chiang Mai. Estaba super animado y no podíamos ir a dormir, teniendo a la vuelta de la esquina tal lugar… Una opinión?? Enorme y super divertido. Lo pasamos genial, regateando por los puestos, y comprando algunos caprichitos pequeños, como el famoso bálsamo de tigre, bolsitos, monederos,…

Ademas cenamos dentro de un mercadito que sale de una calle perperdicular al mercado nocturno, que está cerrado, con los puestos muy ordenados donde por menos de 10 euros disfrutamos de un enorme pescado cocinado únicamente a la brasa, dos chang y un plato de pollo empanado para la niña. Además de barato fue divertidísimo ya que coincidimos con un espectáculo-concurso de lady boys que nos hicieron reir con sus trajes, maquillajes, peinados,…  No recuerdo el nombre del mercado pero sí decir que es una calle llena de farolitos decorados y cerrado,… no tiene pérdida.

No teníamos ganas ningunas de irnos a dormir
jajaja

pero era necesario, ya que al día siguiente tenía lugar una de las principales excursiones del viaje: Woody Elephants nos esperaba para hacer vivir otra experiencia totalmente recomendable.

Yo, como no estaba muy convencida, no la hice y la cambié por una mañana disfrutando de spa con un completo servicio de masajes que me dejaron relajada no, relajadísima….

 




El lugar totalmente recomendable. Al lado del hotel, en la zona del mercado nocturno, es un nuevo spa precioso que se llama Sri Mantra Spa. Cogí un paquete de tres horas… Me hicieron de todo jajaja

A día de hoy me arrepiento de no haber hecho la excursión de los elefantes, ya que las fotos y vídeos que ví después y  las opiniones de Jaime y Lucía me hicieron ver que me perdí una experiencia increíble.

En cuanto a Woody, totalmente recomendable. Les recogió del hotel, eso sí, puntualidad no tuvo, llegó mas de media hora tarde, pero el resto del día… Como yo no estuve no puedo explicarlo, pero las fotos son un mero reflejo de la experiencia vivida: Paseo en elefante por la selva, les dieron de comer, atravesaron el río con ellos, donde los bañaron,… Vamos, una experiencia totalmente típica en Thailandia y que hay que vivir si estás por aquella zona del norte.

 

 

 

 

El día siguiente, fue una mezcla de piscina, masajes, paseo por Chiang Mai, cena y unas changs… La verdad es que ya necesitábamos un día relajado, el cuerpo lo pedía. Pasamos la mañana en la piscina del Yaang Come Village con María y Rafa, que nos visitaron.  Luego nos fuimos a comer con ellos, y reservamos un masaje en la Cárcel de Mujeres. Por la noche, cenamos con ellos, con Bea y Moy y con Roberto, otro amigo del foro de viajeros, con el que reímos hasta más tarde de lo que debíamos… Mañana nos esperaba uno de los días más esperados del viaje. Loy Kratong nos esperaba !!! La famosa noche de los farolillos al cielo !!!

Salimos muy animados a ver la cabalgata que por la tarde. Estaba todo precioso decorado, la cabalgata típica asiática, con los trajes muy cuidados, muy auténtica…

Luego nos fuimos a la zona del río donde se lanzaban los miles de farolillos al cielo con los deseos de todas las personas en cada uno de ellos.

Compramos el nuestro, creíamos que eran más pequeños, le metimos nuestros deseos dentro, lo encendimos y lo lanzamos al cielo !!! Qué momento más bonito… Cuando empieza a flotar y se despega, no queríamos perderle la vista… Fue una experiencia inolvidable. La verdad es que recomiendo hacer coincidir estas fiestas con la estancia en Chiang Mai… Un recuerdo imborrable quedó de aquella noche…

 

Cenamos con los amigos del foro y nos fuimos ya tarde al hotel, donde la emoción del día no me dejaba dormir… Menudo viajazo de película estábamos disfrutando… Al día siguiente, a las 6 de la madrugada salía el vuelo para Krabi.

Aunque teníamos muchas ganas de disfrutar de las paradisíacas playas de Thailandia nos dió mucha, mucha, mucha, mucha pena dejar Chiang Mai. Te llevamos en el corazón !!

Reservamos el transfer del hotel, ya que era de madruguda y dudábamos no encontrar taxis disponibles a esas horas, y luego sí que los vimos,… y en 10 minutos estábamos en el aeropuerto para coger el vuelo de Air Asia. La tercera parte del viaje comenzaba… Una mezcla entre ganas de llegar y pena por haber terminado ya la zona de ciudad y del norte se mezclaban… Que no termine ésto, por favor…
Krabi: Railay: El Paraíso Existe.
En dos horitas, y tras un vuelo estupendo con Air Asia, puntual y cómodo, llegamos a Krabi. Era genial, porque aunque habíamos madrugado mucho, podríamos disfrutar de un día completo en Railay.
La verdad es que nos costó mucho decidir la zona del alojamiento en Krabi. En principio teníamos reservado un hotel en Ao Nang, pero después y animados por los opiniones y los comentarios del foro nos animamos a cambiarlo por Railay. A día de hoy, sólo tengo que decir que acertamos de lleno, ya que Railay ha sido una de las zonas que más nos han gustado del viaje y que mejores recuerdos traemos en la memoria. Ao Nang o Railay?? Sin duda, Railay!!!

En Krabi cogimos un taxi hasta Ao Nang. Tienen un precio fijo de 600 baths. En poco más de media hora, nos dejo en el muelle donde cogeríamos nuestro primer Long Tail que en diez minutitos nos llevaría directo al hotel de Railay: Bhu Nga Thani…. Impresionante !! El trayecto super bonito, ya que no se aparta de la orilla y ya se van viendo las  famosas  formaciones kársticas tan típicas de Tailandia… Esta zona nos iba a encantar… Seguro !!

 

Llegamos al embarcadero, nos dieron la habitación y disfrutamos de un ratito en la preciosa piscina del hotel. El ambiente era todo lo contrario a Chiang Mai. Relax al máximo nivel.
Como teníamos muchas ganas de conocer la famosa playa de PraNang, no pudimos aguantar a la tarde y nos fuimos para allá. En cinco minutos andando llegamos. El camino es auténtico, vas por en medio de la selva, acompañados por simpáticos y ladronzuelos monos que hacen las delicias del paseo,… fue muy divertido.

 

Nada más llegar y la primera impresión de la playa nos dejó sin palabras. 
Esto era el paraíso y allí estábamos nosotros para disfrutarlo.

 

La playa es preciosa, la arena fina,y el agua transparente en la orilla y al fondo con una mezcla de colores turquesas y verdes esmeralda… Hay que ir allí para verlo…

En la orilla unas long tail hacen de restaurantes,… Es auténtico: super rico todo y barato. Comimos allí los tres días. Era casi todo comida thai, aunque había pollo empanado, hamburguesas,… Las bebidas y helados dentro de las barquitas en caseros frigos de corcho con hielo… Los zumos riquísimos y el Ice Coffee especial. Qué bien lo estábamos pasando allí… Ahora al escribirlo me emociono de nuevo recordando aquellos momentos… No hay ni palapas, y la sombra la cogíamos debajo de los árboles. Más auténtico y salvaje imposible…

La zona del hotel es la que llaman East Railay. Allí se encuentran en hilera todos los bares y restaurantes, con lo que por la noche está super animado. Cenamos en uno de los sitios recomendados del foro, The Last Bar, que nos gustó muchísimo y repetimos una noche más. Era un sitio muy auténtico mezcla de restaurante y bar de copas, donde todas las noches hacían algún espectáculo de fuegos con malabares, otra noche vimos un combate de Mua Thai,… Fue divertidísimo…

Al día siguiente compartimos playa y cena con Bea, Moy, Rafa y María. Lo pasamos genial juntos de nuevo. Es genial juntarte con gente del foro en esos viajes. Se enriquece mucho la experiencia compartida, la verdad…

Los dos días siguientes ponía mal tiempo, y de hecho, cayeron unas trombas de agua tailandesas de media hora que parecía que iban a derrumbar todo aquello… nos dejaron sin palabras, pero sólo a ratitos.

Pudimos disfrutar de las playas todos los días, pero no nos animamos a hacer una de las excursiones que teníamos previstas en aquella zona, que era la de Islas Hongs por las previsiones del tiempo.  La verdad es que tampoco nos importó mucho ya que estábamos tan a gusto, que esos tres días disfrutamos de Railay a tope: playa, kayak y ambiente nocturno una mezcla entre hippie y  chill out nos dejaron un recuerdo increíble de aquellas playas que no olvidaremos jamás…

 

Tras disfrutar de tres días en Railay, cogimos un ferry que nos llevaba a otra de las zonas más esperadas del Viaje: Nos íbamos a Phi Phi  !! Yupi, Yupi,…
Phi Phi: Relax y paraíso mezclados en una isla…
El ferry desde Railay nos dejó en el puerto principal de Phi Phi (Tonsai Pier). Desde allí, un long tail nos llevó hasta el hotel que teníamos reservado: El Holiday Inn Phi Phi Resort. El viaje hasta allí fue precioso, la verdad, rodeando por los típicos y  preciosos islotes a los que ya nos habíamos acostumbrado en aquella zona tan paradisiaca.

Allí estuvimos dos días. El primero no hicimos nada excepto disfrutar de aquellas playas y la preciosa piscina del hotel. Por la noche, la zona no tenía nada de animación, pero la verdad es que también se agradececía un rico gin-tonic en el lobby del hotel donde todas las noches había animación en plan relax, de orquestas thailandesas… La verdad lo pasamos muy bien allí.

El segundo día, habíamos reservado con un long tail privado que nos llevase a hacer la excursión de Maya Bay, Pileeh Laggon y Loh Samah Bay. Nos costó 1600 baths entre todos y duró cinco horas. Esta fue una de las excursiones más bonitas de todo el viaje. La compartimos con Rafa y María. Fue nuestro último día juntos.
Llegamos a primer hora a Maya Bay, que aunque era temprado, ya estaba llena de gente. Como el día estaba nublado y el agua no se veía tan clara como imaginábamos, no nos bajamos en la orilla y continuamos hacia Pileeh Lagoon, donde flipamos de verdad, con un agua que parecía una piscina artificial verde esmeralda… De película totalmente…

 

Hicimos snorkell y disfrutamos muchisimo, tanto allí como en Loh Samah Bay que fue una de las zonas que más nos impresionó de todo el día. Es precioso aquello… El agua es increíble, no parece que eso sea el mar… Totalmente inolvidable.

 

 

 

 

Mi conclusión de la zona de playas, es, una vez finalizado el viaje, es que tal vez hubiese preferido quedarme en Railay y desde allí hacer la excursión de Maya Bay sin trasladarnos a Phi Phi, pero como habíamos leído que los horarios de las excursiones hacen coincidir con tantos turistas que pierde aquello el encanto que tiene, lo hicimos así…. No nos arrepentimos de visitar Phi Phi pero si lo volviese a hacer, lo haría al revés: Primero Phi Phi y luego Railay para disfrutar del paraíso de forma ascendente,… jajaja
Los días pasaban y el viaje ya iba marcando su fin…
Phuket: Kamala Beach: El máximo relax en Kamala y la máxima locura en Patong.
Desde Phi Phi cogimos un Ferry hacia Phuket, ya que la vuelta a Madrid la hacíamos desde allí, para ahorrar tiempo y un vuelo a Bangkok y tengo que decir que es una de las decisiones más acertadas, ya que disfrutamos de una preciosa playa en Phuket (Kamala Beach Resort) y conocimos otra de las zonas más animadas de Thailandia: Phuket.

 

Cogimos esta zona de playa, después de mucho leer, y animados por las opiniones del foro y estamos muy orgullosos de hacerlo.  Por la noche, nos apetecía visitar la famosa Patong de Phuket, donde aunque habíamos leído que aquello era la locura hecho lugar, no queríamos volver sin comprobarlo con nuestros propios ojos.




Tardamos 10 minutitos en taxi y cenamos en Patong. La famosa calle, es increíble: Bares, restaurantes, lady-boys, música,… animación sin control… Lo pasamos muy bien y reímos mucho, pero coincido con el foro en que no es la mejor zona para alojarte. Una noche sí, no más…. Aún así, tenemos un buen recuerdo de aquella divertida noche entre el bullicio  y la animación de Patong…

Al día siguiente disfrutamos del último día en Thailandia en Kamala Beach.La playa es preciosa, el hotel está situado en primerísima línea de esta preciosa playa, donde pasamos nuestro final y soleado día de tumbona, paseo por la orilla,… Qué dura es la vida del turista…

Comimos y cenamos en el hotel, del que tenemos que decir que totalmente estupendo y riquísimo todo !! Super limpio y bien presentado. Nos encantó. Al anochecer nos aconsejaron disfrutar de nuestra última semi-velada en el roof, donde un muchacho con la guitarra nos animó la noche, tocando las canciones que le íbamos pidiendo mientras disfrutábamos de unas preciosas vistas y nuestro último cocktail tailandés.
A las 10 de la noche, nuestro transfer nos llevó al aeropuerto, que nos devolvería a la realidad: El viaje había tocado fin y volvíamos, a las 00.30 de nuevo con Emirates a Madrid, haciendo escala en Dubai.
El viaje había terminado sí, pero las experiencias vividas y el recuerdo que traemos del mismo no podrán borrarse nunca de nuestra mente… Es un viaje que recomendaría a cualquier persona y que nos ha marcado muchísimo, más que cualquier otro lugar de los que hemos visitado. Los paisajes, su cultura, su forma de vida, la sonrisa de su gente…. Thailandia es única… Increíble… Maravillosa…

 

 
 
 
 
Que si volvería ??? 
 
Hoy mismo !!!!!!

Como siempre, desde jaimeykristravels te recomendamos no viajar nunca sin seguro. Hay muchas opciones en el mercado, pero si te animas a utilizar IATI seguros como nosotros, sólo por ser nuestro lector y reservando haciendo click desde el blog  nos ofrecen a todos un 5% de descuento automáticamente.  Otro motivo más para elegirle cómo la compañía que se ocupa de dar tranquilidad a nuestros viajes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.