Ruta en Moto: Serranía de Cuenca y Albarracín

 
Casi sin pensarlo y teniendo en cuenta que el fin de semana próximo será el último que disfrutemos de buen tiempo, nos animamos a organizar una escapada de fin de semana para terminar lo que será nuestra primera temporada con la moto este 2012. El lugar elegido para tal fin será la Serranía de Cuenca, Parque Natural del Alto Tajo y Sierra de Albarracín. 

 

Llegamos a Cuenca y nos desviamos dirección Priego para comenzar lo que es en sí, la Ruta Motera que comienza concretamente en esta zona, en las Hoces de Priego y Beteta (impresionantes y abruptas a la vez).

 

Atravesando las Hoces de Beteta
Vistas desde la Carretera

 

Atravesamos las Hoces hasta adentrarnos en el Parque Natural del Alto Tajo. El soleado día y la ausencia de niebla nos acompaña durante todo el fin de semana y la perfecta señalización y estado impecable del pavimento nos favorecen disfrutar el tipo de moto que tenemos.

 

Nuestra Compañera de Viaje tomando un descanso …

 

 

Vamos, que nos vamos …



Nos desviamos dirección Peralejos de las Truchas, donde la carretera se estropea bastante lo que no nos importa demasiado ya que nos permite disfrutar del paisaje a “menos velocidad…”  Llegamos a Orihuela del Tremendal, donde de nuevo mejora la carretera y atravesamos los Montes Universales (que mientras los atravesábamos estaban sufriendo su tala invernal lo que nos sirve de ambientador natural todo el camino con zonas sombrías y cerradas por la propia altura y entrelazado de los árboles por toda la carretera).

 





Desde allí seguimos atravesando la Sierra de Albarracín hasta llegar a Noguera de Albarracín,  donde paramos para tomar un refrigerio y disfrutar de tan precioso paisaje. En un ratito vemos a lo lejos un precioso pueblo medieval rodeado de cascadas, montañas,… y todo el piedra color rojiza: Nuestro destino y lugar donde pernoctaremos: Albarracín.

 

Disfrutando del paisaje
Entrada a Albarracín
Las Vistas desde la Puerta del Hotel.
En el Puente a la entrada del Hotel



¿Qué podemos decir de Albarracín que no se sepa ya? Pues eso, que es precioso. En parte nos recordaba a Pedraza, bonito pueblo que visitamos hace unos meses, pero mucho más inclinado y cuestas, muchas cuestas que acusan nuestro “mejorable estado físico”. Una bonita y tranquila plaza donde disfrutamos de un rico y fresquito “vinete” y un restaurante muy recomendable donde disfrutamos de una tranquila cena con “menú degustación”. El sitio se llamaba “Rincón del Chorro”. Totalmente recomendable. Como entrantes unas croquetas especiales de la casa, ensalada de queso de cabra, migas de la abuela (estupendas) y el plato fuerte una paletilla con papas que no pudimos terminar. El postre algo típico de allí tipo milhoja … riquísimo… Todo ello bañado con un buen vino del lugar.


Calle del Restaurante “El Rincon del Chorro”

 

Otra copa, por favor.

 

Ensalada de Queso de Cabra, Dátiles y Nueces

 

Migas con Uvas de La Abuela

 

Paletilla al Horno con Papas especialidad de la Casa

 


Para alojarnos elegimos, con casi un día de antelación, el hotel Doña Blanca. La habitación correcta, mucha, mucha calor en las habitaciones y perfecto para dejar nuestra moto en resguardo toda la noche, ya que aparcamiento en Albarracín deja bastante que desear.

 

El Dormitorio de Doña Blanca
El Baño de Doña Blanca

 


El domingo nos despertamos, desayunamos en un lugar lleno de gente vestida para hacer senderimo, y nosotros arrancamos la moto y nos disponemos a volver por una ruta “hiper-recomendada” donde no faltan las curvas, el paisaje es tan bonito y abrupto que a veces no sabes elegir si mirar a la izquierda o a la derecha y eso siendo copiloto, con lo que piloto lo mejor es que mire al frente, porque hay zonas que no permiten el despiste.
Vistas a la Izquierda del Puerto del Cubillo
Vistas a la derecha del Puerto del Cubillo
Seguimos atravesando la Sierra de Albarracín por el camino de vuelta dirección Tragacete, cruzamos el Puerto del Cubillo (precioso, con un día soleado ), una breve paradita para ver el nacimiento del Rio Tajo y nos desviamos para conocer el nacimiento del Río Cuervo, donde damos un precioso paseo disfrutando del paisaje y de la cantidad de cascadas por las que desliza dicho río. Comemos algo rapidito y nos disponemos a volver a casa.


Nacimiento del Rio Tajo.

 

Nacimiento del Rio Cuervo

 

Cascadas del Rio Cuervo desfilando

 

Porque estamos a 5 grados, que si no…

 

Aparcamiento en la zona del Nacimiento

 

En total han sido unos 700 kms que hemos disfrutado, ya que además el buen tiempo nos ha acompañado en todo momento sin ningún riesgo de niebla que temíamos.  Llegamos a casa, descansados y totalmente desconectados de la vida diaria y pensando ya cuál será el siguiente reto, que muy muy probablemente en Moto será la Ruta Completa por la Rioja Alavesa y el País Vasco, para disfrutar de su paisaje, Gastronomía y cómo no, de sus Buenos Vinosssssssss. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.