LO MEJOR DE KYOTO EN 4 DIAS

Siguiendo con nuestro viaje por Japón (tenéis la Guía Completa desde este LINK), nos despedimos de Takayama y comenzaba otra de las partes más deseadas de esta ruta: Kyoto nos esperaba para deleitarnos con sus encantadores rincones!

 

 

Desde Takayama a Kyoto, el traslado es de aproximadamente 3,5 horas en tren. El primer trayecto se hace con el LTD Exp. Wide View Hida, que es un tren con un recorrido panorámico que no os podéis perder, de poco más de dos horas. Finaliza en Nagoya, donde cambiamos de línea y tomamos de nuevo la maravilla de Shinkansen, que nos dejará en la estación de Kyoto en apenas 1 hora. Os recomendamos mirar todas las opciones desde la App de Hyperdia, o bien desde Google Maps, donde se detallan todas las opciones, horarios,… Es muy sencillo. No tendréis ningún problema.

 

 

Cuando organizamos nuestra ruta por Japón, una de las cosas que teníamos claras es que el alojamiento sería en el tradicional barrio de Gion, ya que todos los días por las tardes-noches, despúes del itinerario previsto podríamos disfrutar a pie de sus encandiladores callejones, tendríamos la posibilidad de encontrarnos con algunas Geishas/Maikos,… Y después del viaje, os lo recomendamos sí o sí! Elegid un alojamiento en esta zona es un completo acierto, ya que el encanto que tiene es único y podréis trasladaros a cualquier parte de la ciudad en bus con todas las líneas activas.

 

 

 

En cuanto al alojamiento, es importante tener en cuenta que tenga parada de bus cerca, pero no sólo eso, sino que las líneas que van a los templos principales paren allí. En nuestro caso, optamos por Apartment Gion, perfectamente situado a menos de 100 metros del Santuario Yasaka y con todas las líneas de bus accesibles en un radio de 50-100 metros.

 

 

Se tratan de unos apartamentos (más bien tipo estudios por su tamaño) con una ubicación excelente, limpios y aunque pequeñitos tienen todo lo necesario para disfrutar de Kyoto durante unos días.

 

 

Para acceder desde la estación de Kyoto tiene una línea directa de bus. Como íbamos con el equipaje optamos por tomar un taxi, que por poco más de 1000 yenes nos dejó en la puerta en unos diez minutos.

 

 

Para organizar la ruta por Kyoto es muy importante distribuir las visitas por días. Aunque la zona tradicional parece un pueblecito, Kyoto es una ciudad enorme, tenedlo en cuenta.

En Kyoto la mayoría de los traslados se hacen en bus. Es lo más práctico y económico. Según las zonas hay muchísimos horarios disponibles (a las  paradas de santuarios más importantes habían buses continuamente cada 5-10 minutos). El coste si vais a realizar varios traslados es de 600 yenes el bono del día, 230 yenes el pase individual, con lo que con 3 traslados que hagáis ya está cubierto.  El horario de los buses es desde las 6.00 hasta la media noche, con lo que no tendréis problemas en desplazaros en bus para cualquiera de las visitas recomendables.  Los tickets se pueden comprar en las estaciones de metro, puntos de información de la ciudad o directamente a los conductores del autobús, como nosotros hicimos. Si queréis ver las líneas, horarios de bus,… lo podéis hacer desde esta web: https://www.arukumachikyoto.jp/index.php?lang=en

 

 

 

Nosotros sólo cogimos el bono de bus un día, ya que el resto de visitas pudimos realizarlas con un único traslado de bus y la vuelta a pie. Kyoto es una ciudad estupenda para disfrutarla a pie, ya que tiene mil rincones que os enamorarán. No lo dudéis y “patead” por Kyoto. Vendréis enamorados, como nosotros.

 

 

En cuanto a días, os recomendamos un mínimo de tres completos para disfrutar tranquilamente de la ciudad. Nosotros no incluímos Nara en nuestro recorrido, pero si estáis interesados en visitarlo, os recomendamos dedicad al menos uno más. En cualquier caso y una vez en casa, tenemos tal recuerdo de Kyoto que le hubiésemos dedicado sin dudarlo una semana entera.

 

 

Y ahora sí, con el alojamiento y traslados claros, cómo distribuir Kyoto en 4 días? Aquí tenéis como lo hicimos nosotros:

 

DIA 1: Llegada a Kyoto, alojamiento y paseo por el barrio tradicional de Gion

 

DIA 2: Visita zona Este/Centro: Ginkaku-ji (Templo de Plata), Paseo de la Filosofía, Templo Nanzenji, Templo Shore-In , Parque Maruyama Koen, Santuario Yasaka, calles Ishibei-Koji, Sannen-zaka, Ninenzaka yTainai-Meguri y terminar el día en Kiyomitu-dera.

 

DIA 3: Visita zona Oeste: Kinkaku-ji (Templo Dorado), Templo Ryoan-ji, Templo Ninna-ji, Arashiyama y Bosque de Bambú. Por la tarde paseo por la zona de tradicional de Gion.

 

DIA 4: Visita Fushimi-Inari (si tenéis previsto visitar NARA incluirlo este mismo día, ya que la ruta es la misma que para visitar Fushimi-Inari), Ninshiki Market y paseo por tarde-noche por la zona de Shirakawa/Gion.

 

 

Igual que hicimos en Tokio, para Kyoto queríamos que nos acompañase al menos un día un guía local. En este caso lo solicitamos, como os explicamos en el post de  JAPON: GUIA DE VIAJE  desde la web www.visitkansai.com  Se pide con unos tres meses de antelación, y te contestan por email asignando un guía. Realmente no se trata de guías turísticos, sino personas que están aprendiendo español y te acompañan en la visita, ofreciendo una experiencia única para comentar, conocer,… las costumbres, formas de vida local,… Nosotros estuvimos con Makiko, una estupenda chica que nos contó muchas anécdotas y curiosidades japonesas y con la que disfrutamos de una mañana inolvidable.

 

 

KYOTO: ZONA CENTRO/ESTE: GINKAKU-JI, PASEO DE LA FILOSOFIA, NANZENJI, SHOREN IN, PARQUE MARUYAMA KOEN, SANTUARIO YASAKA, CALLES ISHIBEI-KOJI/SANNEN-ZAKA/NINEN-ZAKA y TAINAI-MEGURI, KIYOMIZU-DERA.

 

Comenzamos nuestro itinerario en Ginkaku-ji (Templo de plata). Al ser, junto con el dorado dos de las visitas más turísticas queríamos disfrutarlo a primera hora del día para evitar multitudes y así fue. Desde Gion había línea directa SHIEI 100 KYOTO EKIMAE que en 20 minutos nos dejó en la misma entrada.

 

 

 

Este día ese fue el único traslado en bus, ya que la vuelta la haríamos a pie, disfrutando en el orden previsto de todas las visitas que os detallamos en el itinerario. No cambiaría nada de ese día, tanto los templos como el paseo por la ciudad fueron realmente expectaculares y nos traemos un recuerdo inolvidable de toda aquella zona.

 

 

GINKAKU-JI es un precioso templo (conocido como Templo de Plata) cuyo encanto no reside únicamente en el edificio (que es realmente espectacular), sino el entorno en el que se encuentra. Además, en plena época de Momiji (enrojecimiento de las hojas) se creaba un espectáculo paisajístico increíble. Se trata de un paseo ascendente (pero accesible para cualquier persona) de unos 10-15 minutos en los que disfrutaréis a tope de uno de los lugares más bonitos de Japón.

 

 

Desde allí nos dirigimos al CAMINO DE LA FILOSOFIA. Se trata de un precioso y relajante paseo de aproximadamente 2 kilómetros bordeando el canal Shishigatani, que enlaza el templo Ginkaku-ji con el Eikando, que sería la siguiente visita. El paseo es increíble, y además tuvimos mucha suerte y nos tocó un día soleado, ver cómo entra la luz entre los diferentes colores del paisaje es una maravilla. No os lo perdáis!

 

 

Finalizado el paseo, llegamos al templo EIKANDO. La entrada cuesta 1000 yenes por persona, pero os lo recomendamos muchísimo. Sin duda, fue uno de los templos más increíbles de todo el día. Sin ser tan turístico como el de Plata, es el mejor para disfrutar en plena época de Momiji. No tengo palabras para describir los sentimientos dentro de esa maravilla de lugar. En serio, sí o sí, tenéis que visitarlo. No os decepcionará!

 

 

Desde allí y aún en shock tras semejante belleza, nos saltamos la visita a Nanzen-ji, recomendados por Makiko y nos dirigimos a la siguiente parada: SHORE-IN TEMPLE. El lugar es de nuevo, espectacular. Un paseo increíble, un remanso de paz absoluto. Paseamos por su precioso bosque de bambú. La combinación de su arquitectura y jardines es única. Se respiraba una magia especial allí dentro, ya que al ser menos conocido, lo visitamos prácticamente solos. Lo dicho, 100% recomendable!

 

 

Desde Shore-In, atravesamos las preciosas callejuelas Nene No Michi, con sus entradas de madera y pequeños y decorados jardines, hasta llegar Yasaka.

 

 

 

 

YASAKA TEMPLE es un precioso complejo muy turístico sí, pero de enorme belleza. Si llegáis como nosotros al medio día podéis comer allí mismo ya que dispone de un montón de puestecitos de delicias tradicionales, aparte de recuerdos, artesanía,…

El templo es gratuíto y tardamos una media hora en recorrerlo. Además, al tenerlo justo enfrende de nuestro alojamiento, pudimos fotografiarlo tanto de día como de noche.

 

 

Ya estábamos de nuevo en pleno Gion, y tras la comida nos dirigimos a la zona de Shirakawa. Comimos por aquella zona y disfrutamos de sus rinconcitos encantadores.

 

Las calles que bordean el riachuelo son preciosas y con la puesta de sol fue un lugar del que traemos otro recuerdo único!

 

 

Ya anochecía, pero el cuerpo nos pedía más, y aunque no estaba previsto para ese día, nos dirigimos hacia las famosas calles Ninenzaka-Sannenzaka (famosas calles con casitas de madera tradicional, puestos de artesanía, recuerdos,…) para visitar el templo Kiyomizu-tera iluminado. Las calles son preciosas, os recomendamos perderos por cada uno de sus rincones únicos, que al anochecer son aún más auténticos.

 

Llegar desde Yasaka a Kiyomitu-dera por estas calles, son unos 2 kms, que se os pasarán volando, ya que todo el entorno es increíble. Recordad que los comercios cierran sobre las 18.30-19.30 con lo que os recomendamos acceder antes de esa hora, ya que con todo cerrado pierde parte de su encanto.

 

 

Cuando llegamos nos explicaron que la iluminación no era hoy, sino un día después, con lo que de nuevo bajamos las famosas calles ya con sus establecimientos cerrados, y dejaríamos KIYOMITU-DERA para el último día del viaje, elección perfecta, ya que según os contaremos después fue GUINDA total a unos días inolvidables en KYOTO.

 

 

 

KYOTO: ZONA CENTRO/ESTE: KINKAKUJI (TEMPLO DORADO), RYOAN-JI, NINNAN-JI Y ARASHIYAMA (BOSQUE BAMBÚ) Y GION.

 

 

Al igual que el día anterior con el Templo de Plata, para el Templo Dorado optamos por visitarlo en primer lugar, para evitar multitudes. En este caso no lo conseguimos, jeje ya que al ser domingo y no haber madrugado lo suficiente (a estas alturas del viaje ya estaban los cuerpos en plan “zen”), estaba bastante abarrotado. Aun así, trajimos fotos preciosas de aquella maravilla, aunque, lógicamente, no lo disfrutamos de la misma forma.

 

 

Para llegar desde Gion a Kinkakuji teníamos también bus directo. En este caso, desde la estación de Gion Shijo era la línea SHIEI 12 que para en la misma puerta del Templo. (El recorrido es de unos 40 minutos en bus).

 

 

KINKAKU-JI (PABELLÓN DORADO) es otro de los imprescindibles en Kyoto. Su particularidad es tener las paredes exteriores cubiertas de pan de oro, con lo que si además teneís suerte con un día soleado como el nuestro, la estampa es preciosa.  Su horario es de 9.00-17.00 horas y el precio de su entrada de 400 yenes. El entorno es idílico, ya que se encuentra rodeado de un precioso estanque donde se refleja tanto el templo como los árboles que lo envuelven.

 

 

RYOAN-JI TEMPLE. Se trata del famoso templo con uno de los más relajantes jardines secos Zen. Para llegar podeís hacerlo andando desde Kinkaku-ji (un paseo de unos 20-25 minutos) o bien en el bus 59, que sale del Pabellón dorado y os dejará en la puerta de Ryoan-ji en poco más de 5 minutos. En nuestro caso, ese día no estaba operativa esa línea de bus, con lo que fuimos andando.

 

 

El jardín seco Zen en sí, es mucho más pequeño de lo que pensábamos,  pero en él se respira un aura especial… Se compone de un conjunto de rocas situadas en pequeños círculos de musgo rodeado de arena rastrillada colocado todo ello de una forma particular. El problema, de nuevo, que había gente, no demasiada, pero consideramos que hay que disfrutarlo al menos un ratito en soledad. Nosotros pudimos hacerlo por un par de minutos y fue otro de los momentos que con más cariño recordamos del viaje. Lo que nos mola lo “Zen”, jeje

 

 

 

NINNAN-JI.  Se encuentra a poco más de medio kilómetro de Ryoan-ji, con lo que podéis llegar a pie, o de nuevo, con la línea 59 del bus, si tenéis el bono de ese día. De este templo, el entorno y la pagoda son gratuítas. Si queréis acceder a la Sala del Tesoro y Pabellón Kondo, el precio es de 500 yenes.

 

 

De nuevo el lugar el increíble, no sólo el templo sino el espectacular y cuidado enclave del mismo. Volvemos a reiterar, que en Japón, la limpieza, el orden, el cuidado de las cosas y el mimo con el que se encuentra todo es un “must” que no hemos visto en ningún otro lugar del mundo. Totalmente plausible y envidiable!

 

La siguiente visita era Arashiyama (el famoso bosque de bambú), pero al tratarse de domingo y considerar que estaría abarrotado de nuevo,  haber leído críticas de que defraudaba un poco, además de haber ya disfrutado en los templos de ayer de un precioso bosque de bambú en soledad, decidimos prescindir de él y nos fuimos a pasear por las emblemáticas calles HANAMI-KOJI Y SHINMONZEN y SHIRAKAWA-MINAMI DORI  todas ellas repletas de casas antiguas, con el riachuelo corriendo alrededor, repletas de restaurantes, galerías de arte, tiendas de antigüedades,…

 

 

 

SHIRAKAWA-MINAMI DORI está considerada no sólo como la calle más bonita de Kyoto, sino según la guía de viajes Lonely Planet como la calle más hermosa de Asia. No sabemos si merece ese primer lugar pero sí os decimos que disfrutarla al anochecer y en pleno momiji, fue, de nuevo, otro de los imperdibles del viaje.

 

 

Cuántos llevamos ya?? Jeje

 

 

Desde allí y ya caída la noche, nos fuimos directos al barrio de  MIYAGAWACHO, mucho menos conocido que Gion y especial para poder coincidir con GEISHAS/MAIKOS por sus calles.

 

 

Tuvimos muchísima suerte y vimos algunas. Quedamos impresionados con su belleza, sutileza en el vestir, en las formas, en el trato… Son bastante discretas y no les gusta hablar ni que les fotografíen (tal vez ya cansadas de la cantidad de turistas desconsiderados que se abarrotan ante ellas a conseguir la esperada foto). Es por ello que desde este mes de noviembre están prohibidas las fotos a Geishas en el barrio de Gion, y damos fé de que hay cámaras de vigilancia en varias calles para este fin.

 

 

 

Pero en esa calle, no tan turística, no vimos tal restricción, y “previo permiso” pudimos fotografiarlas e incluso traer de recuerdo una foto con una auténtica Geisha! Otro momentazo del viaje!

 

 

KYOTO ZONA CENTRO, KIYOMITU-DERA Y FUSHIMI INARI:

 

FUSHIMI INARI  Fushimi es un santuario dedicado al Dios Inari (dios del arroz) y uno de los más importantes y antiguos de Japón (S. VIII). Se trata de un camino de unos 4 kilómetros llenos de toris donados por las empresas como petición y deseos de buenas nuevas.

 

A lo largo del camino os recomendamos que visitéis las Cascadas Kiyotaki, que se encuentran junto al templo Gozendani Hohaisho. Las vistas son maravillosas desde allí. En la intersección de Yotsu-Tusji tendréis una preciosas vistas también del Santuario Fushimi y en esta época de Momiji disfrutaréis de los colores otoñales. No os perdáis también el Santuario Miyuki Houhasho, rodeado de bambús de color negro, que crean un ambiente espectacular.

 

 

Comenzamos la visita de este día visitando el a primera hora del día para evitar la acumulación de gente. Aún así, no lo conseguimos y la primera parte de recorrido nos recordó un poco a la “Gran Vía Madrileña en hora punta”, jajaja

 

 

Pero avanzamos un poquito más y ya pudimos disfrutar del  paseo por los Famosos Toris Rojos que tantas ganas teníamos de conocer. Aún así, y aunque el paseo es muy bonito no podemos decir que fuese lo que más nos gustó de Kyoto. Tal vez ya lo teníamos tan visto en fotos, en la estupenda película “Memorias de una Geisha”, por Instagram,… que cuando llegamos sentimos esa sensación de “De ja vú”… creo que ya he estado aquí, no???  Jeje

 

 

En cualquier caso es un imperdible de Kyoto y, por supuesto, os recomendamos que lo visitéis en vuestra ruta por la zona.

 

La recomendación es visitar Fushimi a primera hora del día o a última hora de la tarde, para que anochezca allí ya que dicen que los farolillos iluminados le dan un toque mágico. Nosotros no tuvimos posibilidad de volver al atardecer, ya que era nuestro último día y queríamos visitar el Kiyomitu-dera iluminado. Volvimos a Kyoto y fuimos a sacar dinero de un cajero. En todos los 7-11 hay cajeros interiores, con lo que no tendréis problema. En nuestro caso, utilizamos tanto la tarjeta REVOLUT para pagos como la BNEXT, para pagos y sobre todo para sacar dinero de cajeros, ya que permiten 500 euros al mes por persona sin comisión. Nosotros utilizamos las dos durante el viaje y sin problema. Si os interesa, la tarjeta es gratuíta y además esta navidad os regalan 10 euros al activarla desde este LINK

BNEXT 10 EUROS GRATIS
BNEXT 10 EUROS GRATIS

 

 

Tras la visita de Fushimi, volvimos a la zona centro y comimos en el MERCADO DE NINSHIKI. Se trata de un mercado muy auténtico típico japonés con  todo tipo de puestos de comida tradicional. Su horario de apertura en este mes es de 9.30-18.00. Nosotros disfrutamos mucho allí, y dimos miles de vueltas hasta su cierre. Es una zona muy animada y que no os debéis perder.

 

 

KIYOMITU-DERA es otro de los imperdibles para visitar en Kyoto. Se trata de un espectacular complejo con el templo que destaca por su pagoda, su construcción (aún en obras) de madera,…   El entorno que lo rodea os dejará sin palabras.

 

Nosotros llegamos allí al anochecer, ya que en noviembre-diciembre preparan una iluminación especial y os aseguramos que lo que vivimos allí no podemos explicarlo con palabras.

 

 

La entrada son 300 yenes y el horario de la iluminación especial navideña es de 18.30-21.30. En cualquier caso tiene una web oficial donde podréis estar actualizados en cuanto a precios, horarios, situación de la obra,…

 

 

Aunque el salón principal está en obras, no dejéis de visitarlo. El enclave es precioso y ya iluminado, la sombra del templo, de la arboleda en el agua…es realmente impresionante.

 

Fue un momento único y el Broche de Oro a estos días por Kyoto que no olvidaremos jamás!  No es un “adiós”, estamos seguros que será un “Hasta Luego”… Volveremos a vernos Kyoto, más bien pronto que tarde…

 

 

 

www.jaimeykristravels.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.