RIVERSIDE BOUTIQUE RESORT LAOS

LAOS Diario de Viaje (I parte): Vientiane y Vang Vieng nos reciben!!

 

Como sabéis, este año hemos vuelto a visitar al continente que tanto nos ha enganchado desde nuestra primera visita. Sí, nos referímos a Asia. En este caso, y tras conocer las turísticas Tailandia e Indonesia queríamos que fuera un viaje especial, un destino algo más desconocido, menos turístico, con menos información y que nos sorprendiera y vaya si lo hizo! Os contamos con todo detalle lo que ha sido nuestro Diario de Viaje en este fascinante país, incluyendo mucha “info” práctica que entendemos, puede ser de mucha utilidad, ya que aún es complicado obtener cierta información del país al no ser tan turísticos como sus vecinos Tailandia, Vietnam o Myanmar.

Estuvimos estudiando las distintas opciones que más nos llamaban la atención teniendo en cuenta que la entrada y salida la tendríamos en vuelo internacional desde Bangkok. De nuevo disfrutaríamos de un vuelo a bordo del A380 de Emirates, con una pequeña escala en Dubai.

AEROPUERTO MADRID BARAJAS

Después de mucho deliberar, los dos candidatos fueron Myanmar y Laos, pero finalmente nos decantamos por Laos, ya que al viajar con la niña consideramos que Myanmar es un destino con un patrimonio cultural y arquitectónico mucho más amplio y que tal vez tantas visitas monumentales podrían aburrirla un poco. Así que elegimos Laos, que además de ser tener visitas monumentales, templos, budismo,… dispone de un paisaje tan impresionante que da juego a muchas actividades lúdicas. De esta forma todos disfrutaríamos, y una vez finalizado el viaje, podemos confirmar que ha sido uno de los mejores viajes que hemos realizado hasta la fecha.

Como sabéis Laos es un país ubicado en pleno sudeste asiático, y encuadrado entre Myanmar, Tailandia, Camboya y Vietnam.

mapa laos

Hoy, después de visitarlo podemos afirmar con seguridad que Laos es un paraíso sobrenatural. Sólo tenéis que acceder a ver fotos en la web y redes sociales y comprobaréis la belleza paisajística de la que hablamos. Un país al que no le falta nada: empezando por el budismo, que es la religión mayoritaria, seguida por templos y cultura y todo ello encuadrado en un paraje natural de incomparable belleza donde el verde es color que pinta este montañoso país, rodeado de cascadas, cuevas y  arrozales que se pierden a la vista y todo ello bañado por el gran Mekong.

Ya desde el primer momento, y debido a la poca información que existe del país, no lo tuvimos fácil para poder organizar la ruta pero nuestra ilusión y ánimo al final fueron dando forma a un viaje, que podemos decir que aunque ha quedado escaso en días y visitas (los días limitados de vacaciones es lo que tienen…) nos ha dejado las puertas abiertas para conocerlo de una forma más completa en una segunda ocasión.

Las zonas, que a nuestro parecer consideramos como imperdibles en una primera visita es la que abarca desde el centro hasta el norte del país, ya que en ellas se encuentran los mejores parajes naturales y la joya de la corona del sudeste asiático, Luang Prabang, del que hablaremos en un próximo post. En éste, nos centraremos en la primera parte del viaje: Vientiane-Vang Vieng.

Como comenté en una de las fotos que compartí con vosotros del viaje desde nuestro IG, para nosotros existen tres colores que definen a Laos y que no olvidaremos jamás. Si por separado ya son increíbles, la mezcla es explosiva!

  • El verde: Sin duda el tono que lo identifica. No imaginábamos tanta selva, un verde tan intenso, con tanta vida… sin duda, una maravilla!

VANG VIENG LAOS

  • Marrón: El Mekong riega todo el país de norte a sur dándole esa tonalidad a todo el entorno rural que le aporta ese toque tan característico.

LAOS MEKONG RIVER

 

  • Naranja: El intenso color de las túnicas de los monjes budistas, que se pueden disfrutar por cada rincón y que aporta esa paz y armonía, ese toque tan místico y espiritual al conjunto… Increíble…

MONJES BUDISTAS LAOS

 

Cuando organizamos la ruta, como siempre, cogimos cita en Sanidad Internacional para informarnos de las vacunas recomendadas para esta zona del sudeste asiático. No existe ninguna obligatoria, pero sí recomendada la del tétanos, fiebre tifoidea y hepatitis A y B, que ya teníamos de visitas anteriores a Asia, con lo que no tuvimos necesidad de vacunarnos nuevamente.

Unicamente, y si visitábamos la zona norte de Nong Khiaw y Muag Noi nos recomendaron tomar la profilaxis de malarone. No nos apetecía medicarnos nosotros y menos aún a la niña, lo que además de los días reducidos que teníamos de vacaciones, nos hicieron prescindir de esa zona de Laos. En cualquier caso, recomendamos que os asesoréis bien en vuestra comunidad autónoma ya que hay diferencias en las recomendaciones en este sentido.

Tras la reserva de los vuelos y la información de vacunación, procedimos a dar seguridad al viaje, como siempre con un seguro médico y de posible cancelación. Siempre lo hacemos a través de IATI, ya que además de no tener franquicia no hay que adelantar nada de dinero en caso de necesitarlo. Como sabéis nos ofrece un 5% de descuento a todos los lectores del blog si se reserva directamente desde el blog a través del enlace de la página principal o de este  LINK

Una vez realizados todos los trámites de seguridad ya sólo nos quedaba disfrutar de la organización de la ruta y visitas. Además en  este viaje, tanto en la zona de Laos como en las playas del Golfo de Tailandia, tuvimos la suerte de poder coincidir con nuestro grupo de amigos viajeros, lo que ayudó a disfrutar en los meses previos de la organización del mismo y el encuentro allí fue estupendo! Un lujo compartir con vosotros estos días chic@s!!

Vientiane, la capital de Laos, no dispone de tanta riqueza  como el resto del país (de hecho la gente que la visita comenta que con una tarde o como mucho un día completo se visita lo principal), con lo que aunque la entrada al país fue desde Vientiane, prescidimos de la visita a la capital y nos dirigimos directamente a la primera zona que queríamos conocer en profundidad. Se trataba de Vang Vieng.

Como decimos, llegamos a Vientiane en vuelo directo desde Bangkok con Air Asia. Se trata de un vuelo rápido de 1,15 horas que despega desde el aeropuerto Dong Muang. A fecha de hoy sólo existe  uno diario con Air Asia, con lo que es importante si sale un buen precio y los días están claros reservarlo a la mayor brevedad posible, para poder avanzar en ruta sin perder días intermedios en traslados.

Llegados a Vientiane, el primer trámite consiste en formalizar el visado de entrada al país. Como sabéis, es obligatorio  para varios países, entre ellos el nuestro. Es muy sencillo, ya que se trata de un “Visa on Arrival”,  mediante el cual antes de pasar inmigración, se entrega el pasaporte, se rellena un sencillo formulario, una foto y 35 USD y se adquiere el visado en un par de minutos.  Es importante que los dólares estén nuevos, sin rotos ni dobleces, ya que insisten mucho en que en ese caso no se los admiten en sus bancos y los rechazan así que en el momento del cambio ya sabéis, USD nuevecitos… En el aeropuerto de Luang Prabang a nuestros amigos le cobraron 1 USD adicional en concepto de “fee service”… No sabemos exactamente en qué consiste la tasa pero tenedlo en cuenta para llevar unos dólares de más por si acaso…

(Os adjuntamos la Visa On Arrival por si queréis llevarla rellenada desde casa)

Una vez adquirido nuestro visado y pasado inmigración el siguiente paso es adquirir kips laosianos, que es la moneda oficial del país (aunque también se puede pagar en dólares y en euros. No recomendamos la última opción ya que el cambio que aplican en comercios, restaurantes,… es de 1 euro=1 dólar, así que siempre mejor el pago en moneda local). Como “info” práctica en este sentido os podemos confirmar que  hay muchísimas casas de cambio a lo largo de todo Laos, muchas de ellas dentro de supermercados, tiendas,… con lo que no tendréis problemas para adquirir moneda. Nosotros el mejor cambio (sin mucha diferencia sobre el resto) fue siempre en Franco Lao. Hay por todas partes, tanto en la zona de Vieng Vang como en Luang Prabang, así que no os preocupéis por esto.

KIPS LAOSIANOS

El cambio es bien simple, ya que 1 Euro equivale aproximadamente a 10.000 kips, con lo que los cálculos son super sencillos (exactamente cambiamos a 9.985,00 durante este mes de agosto). Hay que tener en cuenta que la diferencia entre las casas de cambio a veces es de unos cuantos kips y no merece la pena perder tiempo y volverse locos buscando otro cambio mejor cuando estamos hablando tal vez de céntimos de diferencia.

Para los cálculos rápidos de moneda os recomendamos la aplicación XE, que seguro que conocéis, y tiene la ventaja de su funcionamiento “off-line” con lo que resulta  super práctica.

XE

Enlazando con el tema de pagos en moneda extranjera, este año sacamos la tarjeta Revolut, que es muy práctica ya que no tiene ningún tipo de comisión en dichos cargos. Se trata de una prepago card Mastercard, que se recarga desde otra tarjeta, desde una cuenta corriente,… (hay muchas opciones) y con la que se permite pagar en cualquier moneda local a 0% de comisión así como la disposición en efectivo desde cualquier cajero de 200,00 euros/mes sin comisión y el resto al 2%, lo que es inferior a lo que suelen cobrar las entidades bancarias comunes. Tiene un coste de 6 dólares si la queréis en formato físico y la envían a casa en unos 5 días. Dispone de una práctica “app” que facilita su uso y consultas. Nosotros la hemos utilizado y sin problemas, aunque es cierto que para la disposición en efectivo no la recomendamos no por la tarjeta en sí sino porque en Laos, todos los bancos aplican una comisión por este tipo de operación del 2%. En cuanto a pagos no hemos tenido ningún problema  si bien es cierto que la mayoría de tiendas, restaurantes,… no disponen de aparatos electrónicos para el pago con tarjeta y casi todo se realiza directamente en efectivo.

REVOLUT

 

VANG VIENG NOS RECIBE… y de qué forma…

Una vez comentados algunos aspectos prácticos que consideramos que os pueden servir de gran ayuda, volvemos de nuevo a la ruta. Aterrizados en Vientiane,  pasados los trámites de inmigración y con nuestros kips laosianos en el bolsillo (os recomendamos llevar un monedero bien grandote porque os sentiréis millonarios por unos días en esa moneda local jejeje) nos dispusimos a coger un taxi que nos llevaría a la estación central de buses y vans, para desplazarnos directamente hasta Vang Vieng.

Comentaos al respecto que hay dos opciones para el traslado a Vang Vieng desde Vientiane. Una es la estación norte, que suelen ser buses locales (que aunque más económicos incluyen muchas paradas locales, con lo que entendemos que no merece la pena) y la estación central donde salen las vans a la zona norte del país. De todas formas preguntad cuando lleguéis, porque Laos está creciendo turísticamente a un ritmo increíble y es posible que cuando lleguéis ya dispongan de van rápidas también desde la estación del norte. Nosotros lo habíamos leído pero al llegar allí un policía nos dijo que no, que las rápidas sólo de la estación central con lo que optamos por esta última.

Llegamos y tuvimos la suerte de que salía una en ese mismo momento. Nos comentaron que hay horarios pre-establecidos, pero que normalmente cuando se llenan van saliendo. Nos cobraron 70.000,00 kips por persona. No vimos carteles de precios  y la van estaba ya preparada para salir con lo que imagino que nos subieron un poco el precio, porque luego durante el camino comentando con el resto de turistas a cada uno le habían cobrado un precio distinto. Pero la comodidad de salir y no esperar tampoco tenía precio (entre 65.000-80.000 kips es el precio normal que suelen cobrar en la van rápida). Se trata de un vehículo muy cómodo y lujoso, con asientos en piel, muy amplios y con mucho espacio para las piernas (había leído de todo en los blogs y foros de que las van eran incomodísimas y de madera). En nuestro caso, ya os digo que la que cogimos estaba estupenda, limpia, con aire acondicionado y que las 3 horas que tardó hasta Vang Vieng (con una parada en la mitad del camino para ir al baño y tomar algo) se nos pasaron volando.

VANG VIENG LAOS

En este primer traslado laosiano ya percibimos la maravilla de país en el que acabábamos de aterrizar. El paisaje era espectacular, todo verde, pero un verde intenso, con arrozales inmensos y montañas por todos lados que le daban un toque tan especial… Laos prometía y mucho…

ARROZALES LAOS

Llegamos a Vang Vieng y la Van nos dejó en zona de entrada al pueblo. Habían un montón de tuk-tuk esperando y cogimos uno que nos dejó en 3 minutos en nuestra maravilla de hotel, que os recomendamos muy mucho si visitáis esa zona: Se trata del Riverside Boutique Resort. Las vistas son increíbles, el entorno de cuento, las habitaciones fantásticas, los desayunos estupendos… Estuvimos muy muy  a gusto allí. Además nos trataron genial. Nos dieron una habitación especial con unas vistas increíbles desde la terraza (justo la foto siguiente está hecha desde nuestra terracita)  y un montón de detalles que no desvelamos para que podáis sorprenderos si lo visitáis al igual que lo hicimos nosotros.

VANG VIENG LAOS

Dejamos el equipaje y las ganas de conocer Laos podían más que el cansancio acumulado del día, así que nos fuimos a dar un paseo por el pueblecito, a cenar algo y a reservar las excursiones para los próximos días. El pueblo en sí no tiene nada significativo, y básicamente consiste cuatro calles llenas de bares, tiendas de excursiones,… pero el entorno no tiene precio, y por ello elegimos pasar allí los siguientes tres días.

Para el día siguiente, reservamos por un precio de 55.000 kips (la friolera de 5,5 euros) una excursión de mañana completa haciendo un descenso en tubbing por el río. Nos subieron en una especie de furgoneta con los “hinchables gigantes” y al cabo de unos 15 minutos llegamos a la zona donde comenzaría el descenso. El paseo hasta llegar allí nos llevó por un entorno rural precioso. El río lleva bastante corriente, con lo que no hace falta hacer ningún esfuerzo y el descenso se hace suave pero constante. Llevábamos un guía individual (no por grupo, sino por persona) que nos acompañaba en todo momento y además ese día no había nadie más que hubiese reservado, con lo que se trató prácticamente de una excursión a nuestra medida.

Como sabéis el turismo masivo de tubbing en Vang Vieng, junto con la mezcla de alcohol y drogas que estaba sufriendo la zona hace años llevó a las autoridades locales a la prohibición del mismo, con lo que ahora no existen esas paradas alcohólicas, y se puede disfrutar con total tranquilidad de ese enclave de película.

Hacen dos paradas en la mitad del camino para tomar algo en medio de unos “improvisados bares” a la orilla del río que permiten coger fuerzas para seguir otra vez disfrutando de este paisaje tan primitivo y auténtico. Fue muy muy bonito, y si vais con niños es ideal, ya que lo tienen muy bien organizado y lo pasarán realmente bien.

VANG VIENG LAOS

Para el día siguiente, reservamos con la empresa Elephant Village (pertenece a AK Home Tours)  otro tour este sí,  de día completo que incluiría un montón de actividades que os detallo a continuación. Aunque tienen web para realizar las reservas os recomendamos que lo hagáis allí mismo, pues adaptaron 2 tours a la medida de lo que nosotros le dijimos que teníamos más interés en visitar y además nos hicieron un precio mucho mejor que el tienen en su web. Nos pidieron pagar en dólares. Fueron 20 dólares por persona todo el día con la comida incluída y nos regalaron la actividad de Zipline (la famosa tirolina), por la que suelen cobran 5 dólares más por persona.  Además, nos pusieron un guía para nosotros solitos también, con lo que de nuevo fue un tour totalmente personalizado y a nuestra medida.

VANG VIENG LAOS

Nos recogieron en el hotel y fueron muy puntuales y agradables todo el día, tanto con nosotros como con la niña. Llevaban varias botellitas individuales de agua fresca que nos ofrecieron en varias ocasiones y durante todo el día el guía nos fue contando un montón de curiosidades sobre la forma de vida en Laos, costumbres, aficciones,… Tenemos muy buen recuerdo de ese día.

VANG VIENG LAOS

El tour comenzó  con  un trekking por la selva, atravesando varios poblados típicos laosianos de las Tribus Hmongs. Nos encantó la visita. Puedes disfrutar de un poblado típico totalmente real, no es una turistada para nada, o al menos nosotros no lo percibimos así, sino que veíamos la forma de vida, el cole, los niños corriendo con sus bicis, la gente lavando su ropa al borde del río, moliendo el trigo y maíz para preparar las papillas de los bebés,… fue una auténtica pasada la visita, y la recomendamos muy mucho.

VANG VIENG LAOS

VANG VIENG LAOS

 

VANG VIENG LAOS

Como sabéis, estas tribus continúan viviendo en poblados aislados en medio de la selva. Son típicas sus fiestas locales con sus coloridos trajes y celebraciones tan auténticas. El paisaje que rodea los poblados, la construcción de las viviendas, la forma de cocinar, todo arcaíco y auténtico, y sobre todo que durante la visita fuimos los únicos turistas que estábamos allí nos permitió disfrutar muy de cerca en aquel increíble lugar.

VANG VIENG LAOS

VANG VIENG LAOS

Las sonrisas de los niños, sobre todo cuando le hacíamos fotos y se las enseñábamos con la cámara son inolvidables… estamos seguros que muchos de ellos no habían visto nunca sus caras en una pantalla o incluso en algún espejo… fue muy especial!

NIÑOS LAOSIANOS

 

Como recuerdo les compramos una especie de “enorme cucharón” que montan de forma tradicional las mujeres mayores del poblado. Cuando el guía nos contó como lo hacían nos dejó de piedra: Lo realizan con madera y aluminio que van recogiendo ya que se encuentra desperdigado por la selva de las bombas que en la guerra de Vietnam cayeron por error sobre toda aquella zona de Laos, debido a su cercanía. Así que tenemos un recuerdo duro y auténtico en casa de lo que el pueblo Laosiano ha sufrido y vivido en aquellos años.

POBLADO TRIBU HMONG LAOS

 

POBLADO TRIBU HMONG LAOS

Es un país que consideramos se encuentra en vías de desarrollo. En ningún momento vimos a nadie pedir dinero, ni niños desnutridos. Tienen lo básico para comer y dormir, trabajar y jugar, sin lujos, SIN MAS.

NIÑOS LAOSIANOS

Era gracioso porque se les veía circular con aquellas bicis tan enormes a las que no le llegan los pies para pedalear. Se ve que las aprovechan desde bien pequeños hasta adolescentes y se heredan de hermanos, amigos,… Creo que una misma bici les dura toda la vida infantil…

POBLADO TRADICIONAL LAOS

Tras esta visita tan especial continuamos nuestro trekking hasta la famosa Water Cave – Than Nam (para nosotros conocida como Cueva del agua). Situada en un enclave impresionante se puede acceder a ella desde dentro del lago, agarrados a una cuerda y sentados en unos flotadores enormes. Te colocan una lintera en la cabeza con una cinta elástica ya que la primera parte de la cueva es bastante oscura y cerrada, pero a los dos minutos ya se amplía la zona interior y se puede disfrutar de esta maravilla que la naturaleza ha dejado en ese enclave tan especial.

VANG VIENG LAOS

Tras disfrutar de las cuevas allí mismo se coge la famosa “Zip-line”. Se trata de una tirolina que pasa por encima del Water Cave. Si reserváis a través de AK Home Tours o Elephant Village (es la misma empresa) podeís disfrutar de una serie de tirolinas adicionales (en total son 9) que atraviesan toda la selva de lado a lado. Es una experiencia super divertida y desde la que se disfruta de unas vistas de infarto. Está todo muy bien organizado y lo vimos muy seguro, y totalmente recomendable si vais con niños.

ZIPLINE VANG VIENG

Allí mismo nos ofrecieron la comida que iba incluída en el precio del tour, todo riquísimo, en una especie de merenderos que tienen destinados a tal fin. Consiste en un combinado de arroz, brochetas de pollo y verduritas a la brasa y fruta. La bebida estaba incluída también.

Con los estómagos llenos, continuamos nuestro trekking hacia las cuevas de Tham Pou Kham. El entorno de las cuevas es de espectacular belleza y la visita es bastante rápida. Hay que tener cuidado sobre todo al visitarlas en época de lluvias, ya que el interior es bastante resbaladizo. Si las visitáis con un tour os ofrecerán linternas y si lo hacéis por libre, recordad llevar una ya que los interiores son bastante oscuros.

VANG VIENG CAVE LAOS

Desde allí nos acercamos atravesando la selva de nuevo hacia el famoso Blue Lagoon. Como había llovido los días anteriores, no tenía el color “blue” que esperábamos pero aún así el sitio es precioso y podéis disfrutar de un fresquito baño en un enclave extraordinario.

BLUE LAGOON VANG VIENG LAOS

El tour ya iba llegando a su fin, y visitamos para finalizar la famosa Cueva del Elefante, que para nosotros no tuvo tanto encanto como las anteriores. Desde allí, y disfrutando de un paseo en “kayak individual o por parejas” volvimos navegando río abajo hacia Vang Vieng  (una ruta de aproximadamente 30 minutos) dando por finalizado un día que no olvidaremos nunca.

Otra visita que os recomendamos mucho y que queda a tiro de piedra desde la zona donde estábamos alojados es visitar la otra parte del río, donde se encuentra la zona de Chang Cave y varios poblados locales. Para llegar a ella hay que cruzar el famoso puente de madera que como sabéis, tiene un peaje, sí lo que leéis, del equivalente en kips a 0,25 euros. El puente sale prácticamente del hotel Riverside, con lo que si estáis alojados en él, desde la piscina ya podeís disfrutar de unas bonitas y fotografiables vistas. Se trata de un tradicional puente de madera muy pintoresco y merece la pena ver como es atravesado tanto por turistas como por monjes con sus atuendos naranjas que le dan ese colorido tan especial. Nos llamó la atención que también lo cruzan camiones e incluso excursiones con “Buggys”. Nos hubiera encantado poder realizar una de ellas, pero no teníamos más días disponibles en Vang Vieng y aunque divertida, preferíamos dedicar la estancia a conocer más a fondo la cultura o costumbres de este país que tanto nos estaba sorprendiendo.

Y con éstas visitas, que consideramos imprescindibles terminó nuestra estancia en Vang Vieng. De haber tenido algún día más otra excursión recomendable es la visita a las cataratas de Kaeng Nyui finalizando con la subida al Monte Pha Ngeum. Prescindimos de ella ya que las cascadas que visitaríamos en nuestra siguiente visita a Luang Prabang (las famosas Kuang Si Falls) eran mucho más espectaculares que las de Kaeng Nyui.

Todas estas visitas pueden realizarse alquilando moto, con lo que si visitáis el país sin niños, es la opción más recomendable. Nosotros al viajar con la niña no pudimos hacerlo, aunque recomendamos muchísimo hacerlo también en un tour ya que además de guiar la ruta nos ayudó mucho a comprender la forma de vida y costumbres de la sociedad laosiana.

Finalizada la primera parte del viaje, y con mucha pena por despedirnos de este lugar que tanto nos había impresionado, nos dispusimos a seguir ascendiendo país arriba. El encanto de Luang Prabang, tan ansiado  estaba ya esperando nuestra llegada! Pero para eso tendréis que esperar unos días más, ya que tenemos el post  “cociendo al horno de leña, jejeje”

Esperamos que os haya gustado esta primera entrada  y quedamos a vuestra disposición para cualquier aclaración, recomendación o info adicional. Estamos seguros de que si decidís visitar este país, no os defraudará.

Nos vemos en unos días con la segunda parte de nuestra historia viajera en un increíble lugar del mundo llamado… LAOS… (mientras tanto tomaos un minuto de relax y disfrutad de las vistas…)

RIVERSIDE BOUTIQUE RESORT LAOS

 

www.jaimeykristravels.com

 

2 comentarios en “LAOS Diario de Viaje (I parte): Vientiane y Vang Vieng nos reciben!!

  1. Gran post!! Sin duda alguna Asia engancha y creo que Laos va a entrar en mi lista de proximos viajes 🙂
    Espero el proximo post!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.